"Nuestra Maestría en Ciberseguridad es de referencia internacional, escogida por empresas Multinacionales y Gobiernos como la más completa en su categoría"

InicioCiberseguridadCiberataques; ¿Qué son y qué puede provocarlos?

Ciberataques; ¿Qué son y qué puede provocarlos?

La definición de ciberataque puede estar referida a diversos escenarios de distinta procedencia. Pero es un intento de vulnerar y comprometer la integridad de un sistema informático por parte de una persona o un grupo de ellas.

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN DE LA MAESTRÍA EN CIBERSEGURIDAD

Máster en Ciberseguridad - Seguridad de la Información

    RECIBE EN TU EMAIL:

    El precio y facilidades de pago.
    Postulación a la BECA 65% dcto.
    Complementos: Curso de idiomas GRATIS (Sólo por pago único) + Networking Profesional.

    Toda empresa es objetivo potencial de ciberataques, sea cual sea su tamaño. Esto se debe a que todas ellas tienen activos clave que los hackers y delincuentes informáticos pueden tratar de explotar. A veces, se trata de dinero o información financiera. En otras ocasiones, puede tratarse de información personal de los trabajadores y de los clientes e incluso, de la infraestructura de la organización.

    Cuando tienes el conocimiento de las razones por las cuales ocurren los ciberataques, podrás tener una idea del panorama completo acerca de los riesgos potenciales que esto conlleva. Además de esto, tendrás en tus manos los métodos para afrontar estos problemas de ciberseguridad y a su vez, podrás evitarlos en el futuro.

    ¿Qué puede decirse acerca de los ciberataques?

    En primer lugar, la definición de “ciberataque” puede estar referida a diversos escenarios de distinta procedencia. Pero es un intento de vulnerar y comprometer la integridad de un sistema informático por parte de una persona o un grupo de ellas. Además de sistemas, las vulneraciones de seguridad de redes y de dispositivos entran en la categoría dentro de este término. El objetivo de estos ataques puede ser contra Estados, instituciones financieras, empresas y personas particulares. Además, no siempre se producen a gran escala.

    Los ciberataques pueden detener sistemas enteros, provocando pérdidas de dinero enormes para las víctimas de ellos. Cuando no se puede acceder a una página web oficial, ya sea de una empresa o una institución, se puede paralizar la prestación de servicios y la venta de productos. Además, un ataque de este tipo admite el robo de cantidades de datos e información importantes, afectando las vidas de las personas que trabajan en las compañías afectadas.

    ¿De qué forma son provocados los ciberataques?

    En un amplio margen, estas labores se consideran como oportunistas, ya que los hackers son especialistas en la detección de debilidades en los sistemas de defensa cibernéticas de las compañías. Además de esto, explotan muy bien dichas vulnerabilidades. La detección de fallas en una página de Internet a través de su código, puede permitir que los ciberdelincuentes introduzcan su código propio y así evadir los protocolos de seguridad.

    En este sentido, podría darse el caso de que los atacantes puedan instalar un software conocido como malware. El cual es desarrollado con el propósito de dañar sistemas a través de páginas de terceros, las cuales son también vulnerables a todo tipo de vulnerabilidades. Si bien la cultura popular ha dejado en la mente de las personas que los hackers y los ciberataques son perpetrados a través de equipos con tecnología de punta, la realidad es distinta.

    Esto se debe a que las amenazas de este tipo se cometen con mayor probabilidad gracias a fallos que, a menudo, son sencillos de eludir. El solo hecho de que selecciones una contraseña fácil de adivinar o no cambies la que te proporcionan por defecto, ya estarás dejando la puerta abierta para que ataquen tus sistemas. Otra de las maneras de acceder a sistemas y a páginas donde compartes información personal, es a través del phishing.

    Consiste en la sustracción de información personal a través de pretextos falsos. Un ejemplo de esto es cuando recibes un correo electrónico que pretende ser oficial. Pues bien, este correo de aspecto normal puede pedirte que hagas un cambio de contraseña, pero ha sido enviado por hackers que intentan suplantar identidades de sitios legítimos con el fin de engañarte. 

    Los ciberataques pueden provocarse por falta de conocimiento

    Por más que la tecnología ha avanzado y con ella la automatización de procesos, muchas personas no conocen ciertas normas básicas para aumentar la ciberseguridad. Incluso, no tienen acceso a los recursos e información necesaria, cuando realmente tienen necesidad de informarse. Un aspecto importante de este problema, son las contraseñas. Mientras que es bien sabido que a mayores contraseñas fuertes, el riesgo será menor. Otras personas lo ignoran o simplemente no toman este aspecto con la seriedad con la que se debe.

    Para que te hagas una idea de este sencillo, pero importante inconveniente, solo en el 2019, más de veinte millones de cuentas seguían utilizando la contraseña “123456”. Aunado a esto, el 75% de las cuentas estaban protegidas por contraseñas utilizadas en múltiples sitios web. Por ello, tienen que cambiarse los hábitos de escribir contraseñas.

    Así pues, el mejor momento para informar a los usuarios sobre la solidez de sus contraseñas, es cuando están de lleno en el procedimiento de configuración de sus cuentas. Datos sencillos como “cuánto tiempo se tardaría en descifrar la contraseña” o “si ha ocurrido una filtración de datos conocida y ha aparecido allí”. Puede mejorar en muchos aspectos la seguridad de las contraseñas de las cuentas personales y empresariales.

    Pueden provocarse a raíz de vulnerabilidades propias de los sistemas

    Cuando los atacantes detectan un punto débil, se lanzan sobre el mismo explotándolo hasta el agotamiento. Por ello, las vulnerabilidades del sistema pueden ser muy peligrosas. Por ejemplo, en el mes de enero del año pasado, la compañía desarrolladora de software estadounidense llamada SolarWinds, fue objeto de ciberataques. Los hackers explotaron una debilidad en el propio software de la organización. Esto después de que los empleados compartieran vía online los detalles del fallo de sus sistemas.

    De hecho, los ciberdelincuentes han conseguido sustraer las acreditaciones de índole administrativa de un usuario titular. Para minimizar la amenaza de este tipo de ataques, es necesario combinar un enfoque reactivo y preventivo. Además de contar con el software de seguridad y la configuración de red adecuadas, es importante mantener el software actualizado. Esto significa instalar actualizaciones y parches tan pronto como estén disponibles. Ya que pueden corregir debilidades antes de que sean explotadas por hackers maliciosos.

    La evaluación de los riesgos es primordial

    Los criminales quieren que subestimes los riesgos que conllevan los ciberataques. Cuanto más lo subestimes, les resultará más fácil perpetrar un ataque. Por desgracia, la capacidad de todos los miembros de la empresa para calcular riesgos, es escasa. Puedes tomar como ejemplo los accidentes de automóviles y los accidentes de avión. Si ves las estadísticas, volar es mucho más seguro que conducir. No obstante, hasta una de cada seis personas tiene miedo a volar. Mientras que pocas personas se preocupan por conducir sus vehículos todos los días. 

    Aunque pueda parecerte algo curioso, este tipo de situaciones dificultan el cálculo del riesgo por parte de la gente. Algo conocido como el “sesgo de la normalidad”, te engaña para que pienses que el futuro será como el presente. En otras palabras, puedes ser incapaz de calcular el riesgo de un ciberataque, por lo que podrías concluir que tal riesgo no existe. Pero el riesgo es real. De hecho, es un riesgo que crece cada día que pasa. Por ello, para revertir esta tendencia, tienes que empezar a protegerte cuando estés en línea. Debes conocer los riesgos, así como las medidas preventivas básicas que puedes tomar para mantenerte a salvo.

    ¿Qué razones existen para perpetrar ciberataques?

    Los especialistas suelen afirmar que los ciberataques tienen a menudo motivaciones políticas y criminales. Aunque algunos hackers disfrutan derribando sistemas informáticos por la emoción o la sensación de que han logrado algo para poder encajar en grupos específicos en donde quieren pertenecer.

    Cuando se perpetran ataques por motivos políticos, pueden producirse por razones propagandísticas. Una de ellas es para dañar la imagen de un Estado o gobierno particular en la mente de la opinión pública. También, pueden tener una intención más nociva, como filtrar información sensible. Además de filtrar comunicaciones privadas o datos comprometedores. Pero, en muchos sentidos, los ciberataques van más allá de clásicas vulnerabilidades.

    Por ejemplo, los hackers respaldados por gobiernos podrían crear un software para corromper y destruir un programa de armamento u otra infraestructura crítica de un gobierno enemigo. También, pueden dar lugar a filtraciones de datos, en las que son expuestas grandes cantidades de información en línea. Que luego son utilizadas por los ciberdelincuentes para cometer estafas financieras.

    Datos como los de tarjetas de crédito, historiales de compra, nombres y direcciones pueden ser todo lo que algunos criminales necesitan para llevar a cabo una suplantación de identidad. Las investigaciones indican que pueden recopilar datos personales a lo largo del tiempo, lo que aumenta su capacidad para utilizarlos con fines económicos. Asimismo, pueden recolectar un nombre, una dirección y un número de tarjeta de crédito, combinándolos  para cometer un robo de identidad.

    La mayoría de ataques son perpetrados con fines económicos

    Otros ataques con motivación económica están diseñados para inutilizar los propios sistemas informáticos. En este caso, los hackers bloquean los ordenadores para que sus propietarios y usuarios autorizados no puedan acceder a las aplicaciones o datos que necesitan. De esta manera, los atacantes exigen que las organizaciones objetivo les paguen rescates para desbloquear sus sistemas vulnerados.

    Asimismo, algunos ataques tienen como objetivo la obtención datos corporativos valiosos, tales como información de propiedad. Estos tipos de ciberataques son una alternativa moderna de espionaje corporativo hecha informáticamente. Los malos también lanzan ataques para sembrar el caos, confusión, descontento, frustración o desconfianza. Podrían llevar a cabo esta acción como una forma de vengarse de los actos cometidos contra ellos. De igual manera, tendrían como objetivo avergonzar públicamente a las entidades atacadas o dañar la reputación de las compañías.

    Para nadie es un secreto que los gobiernos mundiales están implicados en ciberataques a pequeña, mediana y a gran escala. Muchos gobiernos nacionales reconocen o se sospecha que diseñan y ejecutan ataques contra otros países como parte de las disputas políticas, económicas y sociales en curso. Este tipo de ataques se clasifican como ciberguerra.

    ¿Cómo es el funcionamiento de los ciberataques?

    Cuando se pone en efecto un ataque que no está dirigido, en el que los hackers intentan entrar en el mayor número posible de dispositivos o sistemas. Lo hacen con la intención de buscar vulnerabilidades que les permitan acceder sin ser detectados o bloqueados. Pueden utilizar un ataque de phishing. Se ven en la obligación de remitir por e-mail a un múltiple grupo de usuarios, mensajes de ingeniería social elaborados. Esto para atraer a los destinatarios a hacer clic en un enlace que descargará un código malicioso.

    Como pasa al contrario, con un ataque que sí va dirigido, los atacantes acechan a una empresa específica y los métodos utilizados varían en función de los objetivos del ataque. El grupo hacktivista Anonymous, fue el principal sospechoso de un Ataque de Denegación de Servicio Distribuido (DDoS) en 2020 contra el sitio web del Departamento de Policía de Minneapolis. Esto después de que un hombre afroamericano muriera mientras era detenido por la policía de esa ciudad.

    Los atacantes utilizan campañas de spear – phishing en un ataque dirigido. Elaborando correos electrónicos para individuos específicos que, si hacen clic en los enlaces incluidos, van a descargar software completamente malicioso. El cual está diseñado para infiltrarse a través de la tecnología de la empresa o los datos sensibles que posee. Los cibercriminales suelen crear las herramientas de software que utilizan en sus ataques. Además, con frecuencia las comparten en la llamada Dark Web.

    Así, los ciberataques se generan mediante fases, empezando por los hackers que estudian o escanean sistemas en busca de vulnerabilidades o puntos de acceso. Después, inician el ataque inicial y luego ejecutan el ataque completo. Ya sea sustrayendo data valiosa, desconectar los sistemas o perpetrando estos dos ataques de forma simultánea.

    Hay diversas razones por las cuales se atacan sistemas informáticos

    La mayoría de las veces, los ciberataques ocurren porque los delincuentes quieren los datos financieros de su empresa. La información financiera de los clientes (por ejemplo, datos de la tarjeta de crédito) va incluida en esta razón. Así como también, los delincuentes quieren robar datos personales sensibles. Muchos de ellos exploran los sistemas para obtener las direcciones de correo electrónico y las credenciales de acceso de los clientes o del personal. Echa un vistazo a otras razones por las cuales se realizan estos ataques.

    • Acceder a las bases de datos de clientes, así como también, a las listas de clientes que tiene la organización.
    • Obtener todo el conocimiento acerca de la infraestructura informática de la empresa.
    • Garantizar el acceso no autorizado a los servicios informáticos, por ejemplo, la capacidad de aceptar pagos en línea.
    • Robar la propiedad intelectual. Aquí van incluidos los secretos comerciales o diseños de productos únicos.

    Los atacantes pueden ser internos y externos (insiders y outsiders)

    Los atacantes pueden dividirse en dos categorías: los que suponen una amenaza para la organización desde el exterior, llamados outsiders. También, se encuentran los que presentan riesgos desde el interior de la misma, los denominados outsiders.

    ¿Quiénes son los insiders?

    Cualquier persona con acceso físico o remoto a los activos de tu empresa puede exponerla a un riesgo cibernético. Por ejemplo:

    • Trabajadores de confianza que extravían información valiosa de forma accidental.
    • Aquellos empleados descuidados que no respetan las políticas y los procedimientos de ciberseguridad.
    • Empleados descontentos o ex – empleados que intentan dañar tu empresa.
    • Usuarios malintencionados con acceso privilegiado a sistemas e información crítica.
    • Los socios comerciales, clientes, proveedores y contratistas con acceso a los activos vitales de tu empresa también pueden representar un riesgo.

    ¿Cómo se identifican a los outsiders?

    Las amenazas externas a la ciberseguridad pueden aparecer desde múltiples actores, entre ellos se pueden contar.

    • Ciberdelincuentes organizados o grupos criminales.
    • Hackers profesionales, ya sean malintencionados o no.
    • Los “Script Kiddies”, que es la denominación para los hackers novatos.

    Para gestionar el riesgo cibernético, que resulta independiente de su origen, debes tener una comprensión completa del amplio abanico de motivaciones que pueden haber acerca de los posibles ciberataques. También, debes saber dónde y cómo denunciar un ciberdelito, si has sido víctima de alguno y ha comprometido seriamente los intereses de tu empresa.

    Por ello, los profesionales en este ámbito deben ser los mejores y los que estén en la vanguardia de las técnicas para contrarrestar ciberdelitos. El Máster en Ciberseguridad puede darte todos los conocimientos necesarios para proteger los intereses de tu organización contra hackers y ciberdelincuentes.

    La ciberseguridad y la información son vitales para contrarrestar ciberataques

    Ciertamente, los ciberdelitos pueden llegar a perturbar y dañar gravemente a tu organización. Además de las pérdidas comerciales y la reputación comprometida, los ataques pueden exponer a tu empresa. Por ello, existen buenos consejos y no dejarán de existir. Pero están escondidos en la red, no están disponibles cuando y donde la gente los necesita. Hacer que la información sea más accesible, de forma digerible y atractiva puede hacer maravillas en estos casos. Proveer información sobre la ciberseguridad debe convertirse en una parte útil de la cultura organizativa de hoy en día.

    Además, tiene que ser algo que llegue a todos y que sea relevante tanto en las casas particulares, como en oficinas y en los sitios de trabajo. Por ello, el riesgo de ser víctima de hackers es cada vez mayor. Tal como están las cosas, las puertas delanteras no sólo están abiertas. Están abiertas de par en par y con las alfombras de bienvenida desplegadas. Es hora de que todo el mundo asuma la responsabilidad y se logre algo más al respecto.

    ¡Comparte!

    ¡Déjanos tu comentario!

    Escribe tu comentario aquí 👇

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Te puede interesar 👇

    SOLICITA MÁS INFORMACIÓN

    Máster en Ciberseguridad

      RECIBE EN TU EMAIL:

      El precio y facilidades de pago.
      Postulación a la BECA 65% dcto.
      Complementos: Curso de idiomas GRATIS (Sólo por pago único) + Networking Profesional.